En un abril y cerrar de otoños

 

                       Se me quiebra tu voz al escribirte 

 

Ella no ha leído mis tildes
ni mis puntos comatosos
sin embargo somete mis signos
de interrogación con su mirada.

Ella se fue de mi vida
en un abril y cerrar de otoños,
ella llueve instantes de soledad,
ella humedece mis dedos cuando no está,
ella llueve bajo la lluvia misma.

Ella viene con un verso prefabricado
entre sus piernas, un verso que aprendimos
a olvidar para recitarlo de memoria,
un verso dolido y sonrisa nada menos,
nada más que una porción de fuegos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s