Informe post mortem

 

Compartimos frío,

duros extremos en la cama,

quién devora hoy anhelos,

quién despierta sin acertijos.

 

A quién le rezas por las noches,

entonces huye con miles

con fieles, favores crueles,

fantasmas que agonizan

por tu desvelo, así mismo

arrepentidos flacos que hoy

perciben y perecen de angustias.

 

Recuerdo lunas y abriles,

la frialdad compartida

que aún conservo,

la escritura peligrosa del verso

fascículo, del verso veneno.

 

Corazones en el café

puestos a esperar, carne  fiel,

canos dolos, solo espero

tu adiós en una celda,

son fonemas homicidas del olvido.

 

Formas en tu sonrisa que desdeñan

magníficas fuentes,

peligrosos viernes,

me devuelven  aliento y canos dolos,

lo sabes entre tus avenidas,

en tu informe post mortem.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s