Mes: marzo 2012

No me jueves nunca

Al acecho de mis dedos,
en vez de, al revés,
debajo de tu mirada
oriental, duendes jueves
existen y fiel a todo,
palabras terceras,
con las cuales te invento,
malgasto mi genio en dudas.
Te pido, te inscribo
y al  final te cuento,
no dejes de existir,
no me nombres si es para siempre,
no me jueves nunca
como cualquier destierro,
como si algún divino dónde
estuviera en mis huellas.
Te llamo,
antes, entrego mis palabras,
envejezco de humedad,
salgo a caminar
y las veredas inician
largas avenidas
para llenarte de partituras
breves y de aquel sonido,
de vez en cuando miento,
felizmente eres verdad.

Te escribo para volver a amarte

 

He escrito palabras desde tu boca,
las he tocado con tus manos,
he puesto una corbata de papel
en tus labios y ha dejado
de ser tu boca.

Te he dicho los silencios más puros
y he callado algunos orgasmos,
cuando ese yo no vuelva a verte,
cuando me seas la misma diosa del fin de los finales
y te escriba a ratos, desde cualquier desidia.

Pues me has hecho bien cuando reías,
cuando mi llama dejó de brillar solitaria
y fueron tuyas las cenizas,
te he descrito sin aquellos ecos rudos,
sin almohadas al costado de tu llaga.

Pues hoy te encuentro de colores,
de formas que no se olvidan,
con las flores en el pelo y tu vuelo
fuerte hacia mi vado, todo frágil,
todo es tuyo para hacerlo bueno.

Te escribo y casi nadie lee ni se detiene,
casi tanto y tanto que doncellas de otros tiempos
van y vienen, sin memoria y sin sentido,
haciendo yo las veces de profeta,
queriéndote sin saberlo, al costado de tu llaga.

Pues recuerdo acertijos y nostalgias,
registro tus pasos y huyes dando cuentas
y temibles paralelos,
eres el viento a mi favor y la tormenta que me sangra,
pues recuerdo hace tanto y casi nunca tus caricias.

Te he escrito siendo bueno, apenas un infante,
dorando tus dedos con mis venas y yendo
de tus piernas a la luna, con sabores perros
y la frágil escritura de tus senos,
ese porcentaje de palabras que callo para nadie.

Te escribo porque te veo en todas partes
y callo enteras frases, pues eres una y ninguna,
cómo hablarle a un fantasma que desconoce mi semen.
Te escribo para volver amarte, para que vuelvas a ser
una línea sin palabras y las invente una a una.

revistaargotyaisthesis

El Día Mundial de la Poesía se celebra cada 21 de marzo, fecha establecida por la Unesco durante la XXX reunión celebrada en París en 1999.

La poesía es una de las expresiones más elevadas de la lengua y la cultura. Es la libertad absoluta del verbo y la creación, parte constitutiva de la identidad y, también, ingrediente capital de la construcción de nuestra identidad personal, como la música, la danza o las artes plásticas, así se expresó Irina Bokova, directora general de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), en su mensaje con motivo del Día Mundial de la Poesía.

La fecha tiene el objetivo de fomentar los recitales poéticos, promover su enseñanza y reconsiderarla como una manifestación artística aún vigente.

Este día se realizan numerosos eventos y lecturas múltiples en diversas partes del mundo para…

Ver la entrada original 73 palabras más

Poema inverso multiplicativo

Lo que más me angustia de ti

es la forma como arrojas los puentes sobre el río.

Lo que más me angustia de ti

es la forma como deshonras el duelo con tu tos.

Lo que más me angustia de ti

es la forma como desdices nuestros puentes.

Lo que más me angustia de ti

es la norma con la que  decretas el silencio.

Lo que más me angustia de ti

es tu frente a la espera del inverso multiplicativo.

Lo que más me angustia de ti

es la indecente invocación al olivo.

Lo que más me angustia de ti

es la forma como escribes este poema.

Tendencia agonizante

 

Tengo palabras
y no sé cuántas,
el jazz, en la otra esquina,
tengo un suicidio colectivo
en pleno embrión destino,
clamar por tu sendero
como cualquier enfermo triste.

Tengo mentiras
y no sé cuáles,
dudar tu recuerdo en vela,
aquél estruendo libre
es tu nombre cuando respira
un te amo para cualquiera.

Tengo palabras
y no sed, cuántas
melodías necesitan los orgasmos
para llegar y difundir, tal vez,
algún te amo agonizante,
tengo tu reflejo sobre la lluvia.

Poema verano-invierno

No encuentro las llaves
ni la puesta del sol,
el martillo agrede
y este martirio invade.

No secuestro palabras
y en donde no, tal vez
suceden los días prosas
y dudas endémicas vienen.

No recuerdo mi nombre,
me llama y el fuego
escribe mejor con agua.

No requiero figuras,
me inducen a sentir
días dudas y torturas.