Cuando el adiós no huye

Cuando el adiós no huye

y se deja amar,

cuando las paredes han roto

el espacio y el tiempo.

El quizás es breve y ausente.

Y no es la forma de decirlo.

Cuando tenga una respuesta

y sepa algo más que tu silueta.

Cuando el adiós no dice demasiado,

cuando las palabras van

y los dominios vienes,

no esa la ruta aquella

ni aquel el implícito adverbio.

Cuando el adiós no huye

y se deja amar,

cuando tenga una respuesta,

cuando sea uno menos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s