La vena suicida del fracaso

Nunca me dignes un tierno landó en la vena suicida del fracaso, 
no escuches mis palabras cuando las divinas estelas 
desdigan un cuánto más tierno que las doce estaciones del pecado.
Indigna este verso con los ojos, miraré con ansias andinas 
el versículo primerizo y malevo, desdigo también las fuentes de la luz
y sueño con tocar tus libres rezagos en la equidistante soledad.
 

3 comentarios

    1. Lakeva
      A veces la angustia por el pecado toma forma de un carcelero de nuestra libertad.
      No creo que el pecado sea tan malo como nos lo quieren hacer creer.
      Un fuerte abrazo

      1. Nunca nos los han mostrado a la luz diurna ( los pecados) Libeasler…
        La experiencia, ciertas experiencias, son un espejo convexo para esos personajes refinados y sutiles que nos salvan a base de dogmas y arrepentimiento.
        Bsos ^o^

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s