Para nadie

Así, cuando reduces en un poema una mirada y te desnuda la indecisión del mar abismo sobre tu espalda, y no puedes cerrar los ojos porque la certeza del olvido ha quedado en algún otro yo, alguno de aquellos que escriben hasta muy tarde para alguien. Así, cuando el menor de los problemas es despertar un poema anclado en la noche rubia, náufrago de otros finales, tan parco como el amor cuando es necesario, tan frío. Así, cuando la muerte programada se anticipa y decide cada uno de tus pasos, los vuelve fantasmas sin voz ni veto, sin odio para despertar ni dar un paso en falso, sin energía para preguntarse acerca del absurdo didáctico de esa otra vida. 

Anuncios

3 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s