Dejaré el otoño, una parte de tu cuello,

una forma más perversa que la esquina,

un abismo tan propio, tan oscuro cielo

y volverás a hacerme falta cuando escriba

 

dejaré el lápiz sobre la mueca,

la firma intacta, tu palabra

dejaré un otoño en tu cuello

 

volverán tantas plegarias

otra parte esquiva

cautiva y siento,

 

escribiré nadie mar autismo, siempre tuyo,

una partitura es tu gemido cuando yaces

más lejos el otoño, mas te amo nunca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s