Mes: febrero 2014

te leo despacio

sin una copa de vino ni el amargo café

es verdad que no te escribo

y si me lees, de seguro que no soy yo

a qué jugamos cuando el amor estalla

y si el calor es fuego, el invierno carece de nombre

te leo despacio

y me enredo en el recuerdo

te ríes y luego brotan cuerdas y canciones

no entendemos nada y seguiremos libros más

libros viernes, Lima y grises sepulturas indecentes

y si te leo, no eres tú

tengo un dios inocente,
lo protejo del viento
y mueve ambas manos
y libra cientos de batallas,
tengo un dios inocente,
pequeño y cálido hermano,
pretende una moral,
exoesqueleto del alma
y sonríe pues nadie nada