Mes: marzo 2014

venderé tus huesos azules diamantes

y tus ojeras

y nadie sabrá quién eres

ni siquiera el tiempo, lienzo enigmático,

que posa sus garras sobre tu rostro,

venderé a buen precio tus huesos

y sonreirás sin darte cuenta

Curriculum Vitae

digamos que ganaste la carrera

y que el premio

era otra carrera

que no bebiste el vino de la victoria

sino tu propia sal

que jamás escuchaste vítores

sino ladridos de perros

y que tu sombra

tu propia sombra

fue tu única

y desleal competidora

 

Blanca Varela. Canto Villano (1972-1993)

Como Dios en la nada (Antología 1949-1998). Selección y Prólogo de José Méndez. Visor Libros.

 

mi boca derrama lágrimas al mirarte

y tus ojos comprenden aquel húmedo lenguaje

en la mitad de la noche cuando la lluvia nos confunde

qué ternura inocente la del viento al intentar secarnos

tus labios cuerdos me brindan el calor de tu deseo

gotas y gotas en tu entrepierna y lágrimas al mirarte

 

ha regresado para sentarse

en un fast food cualquiera,

y mirarme desde el reflejo,

entre universitaria y el amor

con el viento tonto alrededor,

la noche alegre es otro nombre

y su mirada, que no entiendo,

sobre el vuelto y el renglón

en diez o doce minutos,

y a nadie importa si espero afuera

después del puente entre el cuento

y el veneno de los buses,

marco un número y vomito palabras,

y la observo a través del vidrio claro,

otros animales pasan y esconden sus miradas,

y no prendo el cigarrillo ni escribo,

se marcha sin mirarme,

y alguien a su lado conversa de nada,

me quedo y respiro el aire fresco

es tarde para pensar en otro beso de metal

apenas si somos el rincón viernes

y nos gusta quedarnos en silencio

observando todo, nuestros dedos

dibujando siluetas entre el humo

y la oscuridad azul de la palabra,

mirándonos como si el odio existiera

escribiendo nuestros nombres al revés

y dejando una gota de lluvia en la pared,

observando con calma el correr desnudo

de nuestros cuerpos en el poema