afuera el mundo se contiene de todo

y es tan grave como el tiempo

es tan solo un redoble de tambores

brotan de sus lágrimas amargos sollozos

y escupe hambre y cuerpos blandos,

a medianoche, entre vinos y amores,

el sol entra por mi ventana y lágrimas,

el sol o la luna de serpiente, cálidos,

en plena oscuridad de adioses breves

qué soy después de este encuentro

qué será de la niña que solloza alegremente

afuera, el mundo es otro cuerdo andante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s