Para alguien

Escribo una carta que no leerás. No prestes atención a las faltas ontológicas ni a los signos de interrogación, la mirada se pierde en el alfabeto esquivo de los fieles. Muere nadie en soledad, luego de esperar por años en la estación del metro, una estación con nombre de mujer. Escribo porque sé que no habrá necesidad de olvidarnos. Aquí, el frío juega a hacer muecas macabras mientras prendo un cigarrillo imaginario. La gente se confunde entre el ruido de la soledad virtual, y uno termina pareciéndose a la nieve. Quisiera decirte que todos los dios pienso en ti, pero esta mañana tomé un solo de café de una boca alternativa, sonriente de saberse pasajera. Y en ese preciso momento que escribes que me lees, volteo la página; y despierto para ir a trabajar.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s