Duda poética

Se me da

Se me da por hilvanar ideas que olvidaré

el poema tiene la capacidad de reproducirse en silencio

podría morir cientos de veces, quizás miles, mas no una sola.

Se me da por escribir y sé que moriré antes de entender

ausente de nadie y a la intemperie,

en pleno invierno de palabras o de cicatrices tortugas.

Se me da por escribir hasta muy tarde

aunque no sepa cómo escribir correctamente

confundo los verbos con los superhombres.

Se me da por el silencio, cada vez menos,

cada voz mar, viento cuerda de humedad,

tan parco y muerte como el andar.

Anuncios

Cuántas caricias negó la duda

Para la bella extranjera.

 

Esta es la escena, un par de nostalgias,
pues no somos la mitad de las palabras,
tierno es el desdén,
una tilde va de costado y llueve, esquiva y sangra,
desde hace poco, imagina cuántas venas tiene todavía.
 
Tu noche lame mil versos
y olvida decirte buenos días,
dime una vez más, la última,
cuántas caricias negó la duda.
 
Esta es la escena, un par de nostalgias
oprimen el deseo, las manos sangran
también en primavera,
mientras tanto, el ardor en los espejos
dibuja, cada día, una mitad en celo.
 
Tu noche escribe mil versos
y olvida decirte buenos días,
dime una vez más, la última
cuántas caricias negó la duda.
 
Esta es la escena, un par de cuentos,
algunas voces y tu sino en el bolsillo,
tierno es el desdén,
un reloj se niega a usar preservativo,
desde hace tanto, imagina cuántas noches tiene todavía.
 
Tu noche escribe mil versos
y olvida decirte buenos días,
dime una vez más, la última,
cuántas dudas negó la caricia.