Para ella

El roce susurro de la arena y el viento en pleno desearte.

Anuncios

 

alguien que te llame por tu sombra

que descienda del invierno y olvide

que contradiga cada siento y lluvia

alguien que escriba con sangre

que pueble de mentiras la verdad

que anticipe caricias nostalgias

y sonría sobre todas las demás

alguien simple como la palabra

cuando es ternura o frágil poema

que sea tregua, cuento y vientre

alguien que te llame por tu sombra

acontece – llueve – caricia de papeles olvidados

una luz en la oscuridad – alegre miedo

la flor de piedra y el sentido

el gemido pasajero – la forma breve – caminar

la noche querrá otro amanecer

la comisura de tu vientre – una sonrisa

un dios para nacer – la sombra de los árboles

cuando la boca se pierde en un adiós

y nos perdemos juntos – poemas vanos

ideas – sueños – aquella luna oscura

aquel espejo – pálpito – voz deseo

nadie más en el recuerdo – tuyo

nadie más en el abismo – nuestro

 

Dejaré el otoño, una parte de tu cuello,

una forma más perversa que la esquina,

un abismo tan propio, tan oscuro cielo

y volverás a hacerme falta cuando escriba

 

dejaré el lápiz sobre la mueca,

la firma intacta, tu palabra

dejaré un otoño en tu cuello

 

volverán tantas plegarias

otra parte esquiva

cautiva y siento,

 

escribiré nadie mar autismo, siempre tuyo,

una partitura es tu gemido cuando yaces

más lejos el otoño, mas te amo nunca.

Beso de metal

 

Hermana, el silencio crudo

rompe todas nuestras palabras 

y un beso de metal será 

quizás lo único que desee.

 

Tu voz me habita y náufrago 

de tu metal y de mis celos

me aparto de tu lado y acontece

tu sonrisa al saber que no es incesto.

 

Te amo hermana, sin saberlo,

el orgullo canta por las noches, 

y el azul destella abriles cuerdos

 

tampoco sé del calor de tus labios,

ni de tu manera de anclar recuerdos, 

pero beso tu andar, otra vez naufragio.