Poema acústico

Hice que el silencio te dijera la verdad

 
Hice que el silencio te dijera la verdad,
hice que las cosas que olvidamos
fueran necesarias para no decir adiós mañana,
hice que el recuerdo tejiera grandes nostalgias
sobre cosas inútiles, hice que las rosas te dijeran la verdad.
 
Mañana habrá un amanecer y tal vez otra despedida,
un adiós mañana también, un cuento para indecentes versos,
mañana vendrá la noche y seremos cuentos versos para nadie,
mañana habrá una noche tan oscura como tus venas,
llenas de signos de intención olvido y mañana serás otra vez.
 
Hice que las rosas tejieran una verdad asintótica al desdén,
hice que las voces crueles mueran menos todavía,
mañana habrá un amanecer y tus ojos no lo saben,
mañana habrá un atardecer y quizás invente un nuevo adiós
para decirte tal vez mañana cuánto te olvido todavía.