situación indecente

Gotas de limón en base al Edén

 

Aquele señor de trompas de falopio en la mirada,

misa de favor y salud por donde venga ,

dimes y diretes  pasionales, quien sabe las señas de Tales.

 

Venida a menos, vecina favorecida por la cuarentena

y calcio en la panocha, sabia sin determinar

aforo acanto, las gotas de limón en base al Edén.

 

Sobre los dedos lobos derivan emisiones

y cargos de dioses terrestres, llámense antiguos

monarcas ora repentinos muertos ora humanos.

 

Aquele señor de trompas de falopio en la mirada,

legitima su advenedizo comezón y nuestro punto aparte,

olivo en frenesí terminante cayó para no callar.

Volverte palabra

Volverte palabra,
volver contigo para quedarme
con tu ausencia,

volverte fragancia,
creer en el silencio
y en el fuego roto,
y así olvidarte.

Volverte cualquiera
y quedarme pensando,
en el fuego mismo
y en tus dedos.

Volver para quedarte,
volverte un dado de sueños
en algún renglón de tu cuello,
colmarte de nada y serte nadie.

Volverte palabra,
para dejarte,
asumir tus dedos muertos,
y mi muerte rendida a tus pies.

Volver contigo,
para partir volver,
y partir devoto,
volver a verte parir.

Volverte palabra,
para no pronunciarte,
para quemar mi lengua
y lamer mil fuegos.

Volverte,
para quedarte contigo,
volverte palabras varias…