Apartados

poco importa el calor de la sombra, 
si la luz existe, no es nuestra
y es en vano mirar el gris de tu cuerpo
Anuncios

solo busco palabras,

alguna excusa para jugar temprano y dormir tarde,

quizás un algoritmo, mas no un código de barro

creo en nadie

y jamás entiendo a las persianas

ando noches y días breves

y sueño

me detengo en mitad del fragmento y vuelvo en sí

el andar desestima todas las formas

y los vanos recuerdos mueren poco

 

te conocí una noche

parece que fuego ayer

y desde entonces

busco las formas grises de tu voz

y el cuerpo de tu nombre

ahora te observo

el tiempo me olvida

prefiero verte lejos

y nada más

y conocerte luego

porque aprendí a besarte

mientras te separabas de mi boca

conversaremos cada noche

nos separan

unas pocas bocanadas

y el ritual de tu suicidio tierno

prometo no volver

prometo leerme nunca

y dejar de escribir

prometo algún soneto

al suicida le basta y sobra

con vestir de soga y corbata

y confundirse entre la multitud

prometo leerle día y noche

y también cuando sea feliz

 

sonríen la luna, el alcohol, las madrugadas,

la serena sensación de no tenerte,

los cigarrillos dibujan hermosas formas en la sombra

y el tiempo se confunde con los relojes,

los ecos humanos, con las palabras,

todo es tan falso como la última esperanza,

o peor aun, como el poema de amor para nadie