Conversaciones indecentes

Conversaciones indecentes acerca del amor y otros relojes

Inventemos una palabra para ser utilizada
de igual forma por el amor
y por el desdén,
desde la luna cuarta y la cuerda quinta,
desde los ecos

– perdóname este anhelo,
pequeña sacerdotisa, nunca sabré qué hacer contigo

inventemos antiguos ecos, sesos
del rincón magistral de los viernes,
este viernes es el miedo,
vienés escalinata, subida mortuoria,
canción de cuna a la hora del sepelio

– sé que no has muerto,
pero cómo mueres en mi,
cómo matas sin estar consciente,
cómo cantas en notas subversivas,
las de jazz son otras menos tristes

constantes nostalgias sin nombre,
cuéntame aquel desorden,
y no me dejes caer en él,
ni en preguntas detalles de nuestra vida,
¿Cómo es que la vaca no cacarea?
¿caer en tentación?
¿cuántos deseos caben en un dedo?

tu frágil escritura, tu imán de recuerdos
y todo aquello que no somos,
jamás ser sido, perecer nombres y dados de oro,
perdóname por todo, sobre todo por la nada,
tan nuestra que lleva lunares y rictus breves

Tales preguntas, tales de mil incestos,
cacofonía del fracaso y esta cruel decepción,
pues para Heráclito todos los pecados,
todos y cada uno, son originales,
incluso aquél que me obliga a escribir

bien sabes por qué te escribo,
pequeña no huyas, no me dejes
con estas palabras ausentes y suicidas,
no me dejes, con este verbo indecente-

obligación indecente del verbo previo,
abandono corrupto de la carne
y comezón del ya no nadie en medio miedo.

Poema del suicida
 
Es la primera vez que lo intento, 
prometo que será la última, 
pero déjame caer, 
al fin y al cabo, al menos por hoy.
 
El suelo, a ciento veinte metros de distancia, 
dicta la sentencia y refugia mis plegarias, 
se le ve tan bueno, blando y tan falto de maldad.
 
Te prometo caer de pie
y no volver a levantarme.
 

Poema del amante

 
Abres las piernas para ocultar un orgasmo, 
abre las sienes para entregarte uno nuevo, 
imagina todos estos días libres de soldaduras, 
libar en tu frente y atar un después tan parco.
 
Tan raro este mirar por entre las arboladuras
y parece tan frágil quedarse en el invierno, 
tan fácil levantarse temprano cuando uno ha muerto.
 
Abre las piernas y equivoca todos estos vicios, 
a veces, somos un par de tontos buenos
y amanecemos sin preguntar por la cordura.
 
Duele es verdad,
pero no olvides que nadie lo sabe.
 
 
 
 
He venido sangre 
 
 
He venido sangre y habita un fango
he venido sangre sobre las fuerzas del ningún lugar
ha venido la espina y yace aquí
ha venido una voz tan libre y propia.
 
Quizás la sangre tampoco habita sobre este lunar
ha venido una pareja de mentiras y ya ves 
cesan las ganas y toman un nombre río
que baja por las cascadas y fluye cuánto.
 
He venido sangre sobre tus labios 
humana cada vez menos libre
he venido sangre sobre tu piel 
quizás no habite tampoco sobre este amar.
 
 
Que no me quiebre tu voz
 
Una niña de pies y manos muy pequeños 
señala con el dedo alguna otra duda 
y es tan fácil perderse en el reflejo del espejo, 
quedarse a dormir contigo cuando te hayas ido.
 
Una niña de pies y manos muy pequeños 
pierde su mirada y encuentra mi sonrisa, 
pero por algún motivo,  la deja a un costado, 
sin saber qué reír,  se olvida como a las caricias.
 
Escucho su tierna voz, acompasa primero
y devuelve una paz incierta, lejana, deseo,
al pronunciar su nombre esquivo su dejo.
 
Una niña de pies y manos muy pequeños, 
ha encontrado en mi sonrisa una voz, 
un quejido alegre y duradero quiebre.
 
 
Dedo duende
 
Dado dedo deseo
duende vientre miedo
dedo dado luego
dado dedo deseo
 
donde dudas dar
dicho escrito
cría indica dedo
dar de duendes dados
 
dado deseo ahora
digamos dar
adivina qué don
 
don de Dante
duende donde dedo
dedo frente dios.
 
 
Una coma
 
Le recuerdas desde el sonido que deja ahora
 
tentativa de poema recuerda guitarra olvido.
 
Recuerda, las voces del adiós, fluyen,
 
y una coma desprovista de nada más que el viernes viento.
 
 
Estoy contigo
 
Estoy contigo,
léeme despacio
y sin pastillas para dormir,
léeme con nostalgia
y sin ecos personales.
 
Estoy contigo cuando no
y cuando estoy, tal vez,
como hasta ahora
haciéndote ninguna falta,
amaneciendo por las noches
dejando que el vino
hable y sueñe por nosotros.
 
Estaré contigo cuando nunca,
y cuando siempre no lo sé.
 
 
Estigma vegetal
 
Vino sobre acuarelas
y pequeños pasos,
un puente muerte
y corazón de angustia,
un camino en soledad,vino, silencioso instrumento,
proferir ventanas y claveles,
un pequeño mundo en los pies,
y lluvia como de nadie,
llevando la delantera en versos.Vino, pisco, cántaros y metal,
escena después de las doce,
escalinata y vienés nostalgia,
dónde y por caminos el ajedrez,
sucia melodía de amar así, digital.Vino, perder un dedo en pleno pestañeo,
un dedo sobre nada y tantos dedos más,
vino, música mujer de cuentos,
cuál de las verdades duele mejor,
reloj de arena, serpiente muerta materia.

 
 
Otras formas 
 
He gastado palabras,
he buscado otras formas,
he desgastado miles de bocas
y perdido mi alma en otras cosas.He buscado otras formas
para amarte, en las que los días
se cuenten con ternuras,
y la medida universal sean tus besos.He gastado palabras
las he dibujado sobre muros
frecuentes en nuestros encuentros;

Las he dicho en voz alta
y he destrozado mi voz al decirlas,
y en tus ojos he puesto los míos
para que los leas limpios de nostalgia

He transformado gotas de lluvia,
en el vino más puro, tus lágrimas
en citas que hoy bebes,
y tus párpados en azulados versos,

para leerlos deprisa, lentamente
o como el ritmo de tu alma,
amándonos siempre.

 
 
Te quise
 
Te quise,
en días
en que la duda
y arena parecían
desdenes de
hojas y granos,
de dos
sin mecer la conquista.Te quise
más allá del orgasmo,
en noches
en las cuales
aunque tu cabello quedóse
se movía tu cuerpo
con una serenata.

 

 
Tu lengua
 
la  raíz de tu lengua cuando empezamos a conversar
el suceso inesperado de explicarte con número y signos
la realidad indecente, la intromisión del banquete en la escena,
la mitad de los moribundos tiernos, algunas precisiones sobre el jazz,
y la libertad de sentirse solo y no llorar
 
 
 

4 comments

  1. El “Poema del suicida”, el “Poema del amante” y las “Conversaciones” son extraordinarios, pero faltan aquí muchos otros igualmente buenos que has publicado en tu log. No los dejes fuera!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s